Adsense

jueves, 22 de septiembre de 2011

El Ajo... Un Alimento que Cura

Es tan común usarlo como condimento en nuestra cocina -con las milanesas, en la pizza, o en los fabulosos mejillones a la provenzal- que cuesta imaginar que es una verdadera farmacia ambulante. Sin embargo, tanto el ajo como la cebolla se han echado mala fama por la dificultad de disimular su fuerte aroma en el aliento. En el caso del ajo, este es un problema de fácil solución: basta con quitar el brote interno del diente para suavizar su olor y que no persista después de ingerirlo.

Allá Lejos y Hace Tiempo

Por ser una de las plantas más antiguas del mundo se la conoce y planta en casi todas partes. En la antigüedad

se empleaba como bactericida, en infecciones, cólera, difteria..., y se ha demostrado que puede emplearse satisfactoriamente para
matar ciertas especies dañinas del tracto intestinal, sin afectar en absoluto las especies necesarias para su buen funcionamiento. Los mongoles todavía utilizan el jugo de ajo crudo para tratar picaduras de alacranes lo que demuestra su valor antiséptico y antitóxico.

Ajo Para Casi Todo

Se le denomina "el antibiótico por naturaleza" y ha sido divulgado como tal por las publicaciones científicas rusas, por lo que también se le llamaba la "penicilina rusa". Es eficaz en infecciones producidas por hongos y también contra los virus de la gripe, aunque en estos casos su efectividad es menor que contra las bacterias. Es también recomendable en las enfermedades crónicas del sistema cardiovascular. Purifica la sangre y reduce el riesgo de formación de atoremas en las arterias y el peligro de la trombosis en todas sus formas. Baja el colesterol, asimismo, se emplea como anti hemorroidal.

Gracias a que elimina el aceite esencial a través del sistema respiratoriao, cuenta también con propiedades anti asmáticas balsámicas y expectorantes además de antisépticas. Por esta razón se ha empleado popularmente en casos de tuberculosis, gangrena pulmonar y tosferina. Es diurético.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada